Búsqueda personalizada

.

.
solos somos amigos que ponemos nuestro corazón para ti.

Fundación Pequeños Gestos Grandes Logros

Foto: Hoy queremos compartir con ustedes la enorme felicidad que tenemos. Tendríamos que empezar escribiendo "Había una vez..." un niño que nació en el monte, con pie pivot. Caminaba como podía, uno de sus pies lo apoyaba con el empeine, tuvo que dejar la escuela, porque no podía trasladarse. Hasta que Dios quiso que lo encontremos, y empezamos a soñar. Lo vimos, averiguamos, lo trajimos a Bs. As., lo operaron, y después de seis meses,  el jueves le dieron el alta, Leo camina. Lo operaron en la Casa Cuna, lo hospedaron en la Casa Garrahan hasta finalizar la rehabilitación, pasaron seis meses de sacrificio y aprendizaje. Leo nunca estuvo solo, nuestros voluntarios lo acompañaron a él y a su mamá, todo el tiempo, al médico, a rehabilitación, a cobrar, a la Casa de Chaco, a pasear, regalos, amor "Vamos Leo, vos podés", "Vamos Leo, imaginate cuando vuelvas a la escuela" Ayer Leo se fue a su casa, no hay ninguna comodidad que cobije mejor que una familia amorosa, hoy llamamos y Leo camina con sus amigos por el monte. Nos queda su carita, mirándonos desde la ventanilla del micro, contagiándonos su alegría y sus lágrimas. Estamos convencidos de solamente se necesita la voluntad, un sueño, y se puede cumplir. Tenemos el corazón lleno de amor, que nos dieron ellos y una alegría inmensa por disfrutar su felicidad. Agradecemos infinitamente a todos nuestros médicos, a los voluntarios, a Casa Cuna, a Casa Garrahan, a Casa de Chaco, a Cilsa, dicen que juntos es mejor, y hoy, todos juntos, sonreimos al imaginarnos a Leo caminando, feliz, en el monte.
Sandra Sosa
Hoy queremos compartir con ustedes la enorme felicidad que tenemos. Tendríamos que empezar escribiendo "Había una vez..." un niño que nació en el monte, con pie pivot. Caminaba como podía, uno de sus pies lo apoyaba con el empeine, tuvo que dejar la escuela, porque no podía trasladarse. Hasta que Dios quiso que lo encontremos, y empezamos a soñar. Lo vimos, averiguamos, lo trajimos a Bs. As., lo operaron, y después de seis meses, el jueves le dieron el alta, Leo camina. Lo operaron en la Casa Cuna, lo hospedaron en la Casa Garrahan hasta finalizar la rehabilitación, pasaron seis meses de sacrificio y aprendizaje. Leo nunca estuvo solo, nuestros voluntarios lo acompañaron a él y a su mamá, todo el tiempo, al médico, a rehabilitación, a cobrar, a la Casa de Chaco, a pasear, regalos, amor "Vamos Leo, vos podés", "Vamos Leo, imaginate cuando vuelvas a la escuela" Ayer Leo se fue a su casa, no hay ninguna comodidad que cobije mejor que una familia amorosa, hoy llamamos y Leo camina con sus amigos por el monte. Nos queda su carita, mirándonos desde la ventanilla del micro, contagiándonos su alegría y sus lágrimas. Estamos convencidos de solamente se necesita la voluntad, un sueño, y se puede cumplir. Tenemos el corazón lleno de amor, que nos dieron ellos y una alegría inmensa por disfrutar su felicidad. Agradecemos infinitamente a todos nuestros médicos, a los voluntarios, a Casa Cuna, a Casa Garrahan, a Casa de Chaco, a Cilsa, dicen que juntos es mejor, y hoy, todos juntos, sonreimos al imaginarnos a Leo caminando, feliz, en el monte.
Sandra Sosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡TÚ PUEDES!

Espero que te sea útil

Búsqueda personalizada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails